miércoles , 13 marzo 2019

Home » Medicina » Cisticercosis por Taenia hydatigena en ovinos

Cisticercosis por Taenia hydatigena en ovinos

Categoría: Medicina, Número 89, Parasitología Deja un comentario A+ / A-

De especial cuidado por su afectación en humanos

El control sanitario de los animales destinados para el abasto, debe realizarse desde el nacimiento hasta el abasto, de modo que lleguen a los rastros, animales en buenas condiciones sanitarias, reduciendo de esta manera las pérdidas económicas

Cisticercosis por Taenia hydatigena en ovinos

Murguía OM, Rojas RO y Domínguez AJL

Las enfermedades parasitarias en los ovinos, siempre han sido una de las principales causas de pérdidas en la producción, ya sea por disminución de esta o por muerte de los animales. Además por ser enfermedades de curso crónico y a veces asintomático, a nivel de rastro, siguen causando pérdidas por el decomiso de vísceras, en especial de parasitismos que dañan el hígado, sumándose más pérdidas económicas por su presencia.

Cisticercos1_Ovino con_opt

Ovino con signos de parasitismo

Algunas de estas enfermedades parasitarias son zoonosis, como son la Fasciolasis, Cisticercosis e Hidatidosis, principalmente y que para su diagnóstico y tratamiento en humanos requieren un especial cuidado. Por lo que el control sanitario de los animales destinados para el abasto, debe realizarse desde el nacimiento hasta el abasto, de modo que lleguen a los rastros, animales en buenas condiciones sanitarias, reduciendo de esta manera las pérdidas económicas por concepto de decomisos y transmisión de enfermedades a humanos y brindar a los consumidores un producto sano e inocuo y que evite ser  una ETA (enfermedad transmisible por alimentos).

En los ovinos hay que distinguir las cestodosis, producidas por cestodos adultos que se desarrollan en el ovino como su huésped definitivo (Moniezias) y las metacestodosis, que son producidas por las fases larvarias de cestodos cuyo hospedador definitivo no es el propio ovino (Taenias y Echinococcus).

En los ovinos la Taenia hydatigena es un parasito, que a pesar de no representar una zoonosis, si nos puede causar muchos perjuicios en los ovinos, tanto en su salud, como en ser posible causa de decomiso de vísceras a nivel de rastro. En un estudio realizado en un matadero del centro de España, revelo que el 35% de los decomisos de hígados en corderos, son decomisados por esta razón, ya que en su paso por el hígado causan lesiones en forma de trayectos sinuosos sanguinolentos.

Cestodos adultos

Cestodos adultos

Su distribución es mundial y la prevalencia puede ser muy elevada en algunas regiones donde hasta el 80% de los ovinos pueden estar infectados.

Este parasito tiene un ciclo indirecto, teniendo como huésped intermediario al ovino y como definitivo al perro, otros carnívoros silvestres y el gato.

Por lo que la presencia de uno o varios perros dentro de un rancho ovino, ya sea como perros ovejeros, de compañía o de vigilancia, pueden ser la fuente de infección para los ovinos, ya que podrían estar infestados con taenia hydatigena y estar, arrojando en sus heces, proglótidos grávidos que contienen los huevos, en las áreas de pastoreo, donde se guarda el forraje, paja y otros alimentos utilizados. Al ingerir el ovino estos huevos, en el trayecto gástrico se libera la larva (oncosfera) que penetra en los vasos sanguíneos del intestino delgado, llegando por vía sanguínea (vena Porta) al hígado, en donde perforan los vasos sanguíneos y migran a través del tejido hepático hacia la superficie del mismo. Causando lesiones sinuosas sanguinolentas en el parénquima hepático, posteriormente rompen la cubierta del hígado y llegan a cavidad abdominal en donde se convertirán en Cysticercus tenuicollis, desarrollando una cisticercosis hepato-peritoneal. El perro se infesta cuando consume vísceras de ovinos con cysticercos tenuicollis, que pueden encontrar en mataderos, mercados y basureros existentes en el medio rural. Al ser ingeridos, estos se engancharan en el intestino del perro, continuando su desarrollo hasta parasito adulto, completando el ciclo.

Fases larvarias de cestodos (metacestodos)

Fases larvarias de cestodos (metacestodos)

No existe ningún tratamiento eficaz en los ovinos para curar esta metacestodosis, solo las prácticas de manejo higiénicas de la granja y el control del parasito adulto en el perro, es lo que nos permitirá un control de la enfermedad. Por lo que la desparasitación periódica de los perros con taenicidas es muy importante para lograr una disminución de la prevalencia de las taeniasis en los perros, lo que influirá directamente en la disminución de la contaminación ambiental, que nos lleva indirectamente a la disminución de la infestación en la población ovina, es importante recoger y destruir las heces de 2 a 3 días después de la aplicación del taenicida, ya que durante este periodo podrían continuar excretando proglótidos o huevos. Evitar que los perros tengan acceso a cadáveres, vísceras y restos de mataderos que puedan estar infectados por cisticercos. Evitar el consumo de forrajes o piensos por los ovinos contaminados con heces de perro, y que pueden contener huevos de Taenia hydatigena. Evitar que el perro tenga acceso a los comederos y bebederos de los ovinos. Estas prácticas también sirven para el control de otras metacestodosis como son cisticercosis muscular (cisticerco ovis) coenurosis y quiste hidatídico.

Lesiones de cisticercosis hepática

Lesiones de cisticercosis hepática

Resumiendo el programa de control debe estar encaminado al perro (huésped definitivo) y al ovino (huésped intermediario) y a una adecuación en el numero de perros en el rancho y evitar la entrada o establecimiento de perros vagabundos o callejeros sin control sanitario.

Por lo general el ovino puede tener de uno a dos cysticercus tenuicollis, en las vísceras abdominales, sin causarle ningún trastornó y/o lesión  Esta situación se puede agravar y ser una causa de elevada mortalidad, cuando la infestación es masiva y la migración en el hígado es de un gran número de larvas puede causar perjuicios graves asociados con hepatitis traumática, anemia, fiebre, pérdida del apetito e incuso muertes, sobre todo en corderos y lechones. Cuando el daño hepático es extenso y lo hace susceptible a otras infecciones. En algunos países el daño económico mayor proviene de la condena de órganos en matadero.

Cisticercos5_opt

Un caso documentado de una infestación masiva, fue el que se presento en un rancho ovino, ubicado en la población de Chocholá, Yucatán y que contaba con un rebaño de aproximadamente 250 vientres. Se procedió a hacer los estudios pertinentes para determinar la causa, epidemiología, signos y lesiones debidas al brote de la enfermedad. El curso fue agudo, muriendo aproximadamente 10 ovejas adultas, de reciente compra e introducción al rancho provenientes del estado de Campeche.

Ovinos donde se encontraron animales con infestación masiva de Cysticerco tenuicollis

Ovinos donde se encontraron animales con infestación masiva de Cysticerco tenuicollis

No se observó sintomatología clínica alguna, ya que los animales eran encontrados muertos por la mañana. El personal encargado del rancho, no hacía necropsias y solamente se trasladaban los animales muertos a un tiradero al aire libre en la parte final del rancho. Los ovinos se encontraban vacunados contra clostridiasis y neumonía. No se tenía constancia de haber sido desparasitados en alguna ocasión. El manejo era semi-intensivo, con pastoreo en praderas de estrella de áfrica y suplementación de concentrado con 14% PC. La edad de las borregas muertas oscilaba entre los 1.5 a 4 años de edad, con una condición corporal de 1.0 a 1.5. Se realizó la necropsia a seis animales, estimándose que tenían como máximo 8 – 12 horas de muertos.

Se contaron los quistes presentes por órgano afectado y se tomaron muestra de ellos, para su posterior tipificación morfológica, mediante la observación macroscópica y microscópica; teniendo en cuenta las características morfológicas de género. Se observaron vesículas de diferentes tamaños, llenas de líquido transparente, en la que se aprecia fácilmente un escólex invaginado con un largo cuello, característico del Cysticercus tenuicolis que es la fase larvaria de la Taenia hydatigena.

Hembra ovina recién fallecida y llevada al tiradero al aire libre

Hembra ovina recién fallecida y llevada al tiradero al aire libre

En las necropsias realizadas, se encontró acumulación de una gran cantidad de fluido serofibrinoso en las cavidades peritoneales y torácicas y un gran número de quistes de pequeño tamaño flotando en el líquido. Los cisticercos se encontraron en gran número en órganos de cavidad abdominal y torácica, siendo en promedio para lóbulos pulmonares de 60 quistes, corazón con 2, diafragma con 22, hígado con 126, rumen con 3 y en los omentos y mesenterios 35, lo cual concuerda con la literatura, de que el hígado es el órgano más afectado, seguido de los pulmones, en afecciones severas. En la superficie del hígado y en el parénquima se encontraron áreas hemorrágicas debidas a la migración de C. tenuicollis. Así como cisticercos degenerados, que fueron sustituidos por material caseoso y calcáreo, dañando al tejido hepático, que aunado a la masiva migración larvaria, pudo causar una hepatitis aguda y fatal. Como lo reportan investigaciones en rumiantes, que un agente asociado a estas migraciones severas es el Clostridium novyi tipo B, causante de la Hepatitis Infecciosa Necrosante (HIN), enfermedad toxi-infecciosa por la acción de tres potentes exotoxinas producidas por este agente.

Escólex invaginado de Cysticercus tenuicolis,  fase larvaria de la Taenia hydatigena

Escólex invaginado de Cysticercus tenuicolis, fase larvaria de la Taenia hydatigena

El rango del tamaño de los cisticercos, vario desde 1 mm hasta los 60 mm. En los rumiantes, la infección es de poca importancia, pero en infecciones severas, como fue en este caso, llega a causar la muerte de los animales.

La presencia de Cysticercus tenuicolis en los rumiantes es indicativo de la incidencia de T. hydatigena  entre los carnívoros domésticos y salvajes, que se han alimentado con entrañas de rumiantes afectados. Las infestaciones de taenias en perros suelen ser asintomáticas, pero en infecciones graves puede haber trastornos gastrointestinales como diarrea, dolor abdominal y prurito anal que resulta de la migración de los proglótidos a la zona perianal.

Hígado con aspecto espumoso por los numerosos cysticercus tenuicollis en su serosa y parénquima

Hígado con aspecto espumoso por los numerosos cysticercus tenuicollis en su serosa y parénquima

Por lo que al perro del rancho se le realizó una anamnesis y un examen coproparasitoscopico para detectar la presencia de taeniasis. El resultado del estudio fue negativo. Por lo que se concluyó que la causa de muerte fue por una hepatitis traumática, por una infestación masiva por Cysticercus tenuicolis, que solo afectó a los animales de ese grupo, que venían ya infectados y que el perro del rancho no fue la fuente infectante.

Numerosos cisticercos tenuicollis flotando en fluido de cavidad abdominal

Numerosos cisticercos tenuicollis flotando en fluido de cavidad abdominal

Cisticercos11BDiferent_opt 
Cisticercos11A_opt

Diferentes tamaños de cysticercus tenuicollis encontrados en los ovinos fallecidos

In Memoriam del Dr. José Luis Domínguez Alpizar. Que con su agradable trato y conocimientos nos ayudó en la identificación y seguimiento del caso. Le damos gracias por su eterno apoyo como amigo y colega. Descanse en paz.

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

ATLAS DE PARASITOLOGÍA OVINA: CESTODOS. Félix Varcárcel Sancho. 2010. Publicado en PV Albeitar 09/2010. www.produccion-animal.com.ar

Cisticercosis hepática en corderos. www.coopivars.com/secciones/cisticercosis-hepatica-ovina-ivars(1).pdf

The pathology of Cysticercus tenuicollis infection in goats.  Pathak KM, Gaur SN, Sharma SN.1982. Vet Parasitol. 1982 Nov;11(2-3):131-9.

Cisticercosis por Taenia hydatigena en ovinos Reviewed by on . De especial cuidado por su afectación en humanos El control sanitario de los animales destinados para el abasto, debe realizarse desde el nacimiento hasta el ab De especial cuidado por su afectación en humanos El control sanitario de los animales destinados para el abasto, debe realizarse desde el nacimiento hasta el ab Rating: 0

Deja tu comentario

scroll to top