jueves , 21 marzo 2019

Home » Zootecnia » Manejo » Elección y preparación del hato reproductor y época de empadre

Elección y preparación del hato reproductor y época de empadre

Categoría: Manejo, Medicina, Medicina preventiva, Número 73, Nutrición, Reproducción, Zootecnia Deja un comentario A+ / A-

Para mejorar características de producción

Elección y preparación del hato reproductor y época de empadre


MVZ Rosa Berta Angulo Mejorada
Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Ovina.
[email protected]

Elección y Preparación

El objetivo de los programas reproductivos es mejorar las características de producción del rebaño, principalmente la cantidad y calidad de la carne, leche y lana. La consecución de este objetivo depende de la capacidad reproductora de los sementales y las hembras que se utilicen. Empadrar significa aparear, pero este es un manejo reproductivo que implica mucho más que juntar a las ovejas con los machos. El manejo reproductivo del empadre comprende una serie de acciones que incluyen el cuidado y la preparación de los animales que van a ser usados, así como el conocimiento del comportamiento reproductivo de los mismos.

Se debe poner especial atención al seleccionar a los sementales para los programas reproductivos ya que los productores deben convencerse de que los machos que se utilicen para estos programas deben ser mejores que sus congéneres. Dicha selección y evaluación deberá ser realizada de preferencia por un Médico Veterinario y de 4 a 6 semanas antes de llevar a cabo el empadre.

Será necesario realizar un examen de la apariencia general del macho, comprobar si el cuerpo del animal es apto para el esfuerzo que significa dar las montas. Es necesario considerar que no estén ni flacos ni gordos, es recomendable que un semental se encuentre en una condición de carnes buena, esta va de 3 a 3.5 al iniciar el empadre (figura 1).

Elección y Preparación
Figura 1. Semental en condición corporal de 3 a 3.5

Se deberá revisar al macho en movimiento y quieto, poner mucha atención en las patas, principalmente en las posteriores que deben estar bien separadas, resistentes, robustas y sin defectos en las pezuñas, las cuales no deben estar largas, revisar así mismo que el lomo del animal no esté chueco ni caído (figura 2).

Elección y Preparación
Figura 2. Macho con mala conformación,
debe desecharse del rebaño

En la cabeza, que debe ser masculina, se revisan los ojos para descartar problemas de conjuntivitis y otras enfermedades (figura 3), se revisan los oídos y la boca donde se debe observar que no existan problemas en la mordida como son el prognatismo (consiste en una deformación de la mandíbula por el cual ésta sobresale del plano de la cara) o retrognatismo (anomalía en la que la mandíbula inferior, se encuentran en una situación posterior con respecto a la posición normal).

Elección y Preparación
Figura 3. Macho afectado de la piel, debe desecharse del rebaño

Además es importante considerar la edad del macho, ya que un semental no deberá trabajar antes del año de edad, para permitir que alcance una talla adecuada. Así mismo, un macho no deberá ser usado después de los 5 años de edad, ya que su potencial reproductivo comienza a devaluarse a partir de ésta. Esta recomendación podrá ser omitida sólo en los casos en los que al realizar la evaluación reproductiva y de libido del semental, éste no presente problemas.

El macho seleccionado debe carecer de cualquier enfermedad y por lo tanto los animales recién comprados, así como los ya presentes, deben ser sometidos a un completo examen físico, en el que se debe incluir la toma de las constantes fisiológicas y la evaluación de los diferentes aparatos, como son el respiratorio, digestivo, locomotor, así como los sentidos de la vista, del oído, olfato y la piel, evaluaciones que deben ser realizadas por un Médico Veterinario.

La evaluación del aparato reproductor del semental es útil en el diagnóstico de problemas de infertilidad en el rebaño. Al encontrar a los sementales como reproductores satisfactorios, pueden considerarse otros factores que influyen sobre la fertilidad.

La fertilidad del macho depende de varios factores: estado de salud, condición corporal, líbido, capacidad para detectar, montar y servir a las ovejas en celo, de la producción de espermatozoides (cantidad y calidad), viabilidad y capacidad fecundante de dichos gametos.

La producción de espermatozoides depende así mismo, del volumen testicular, edad de los carneros, estación del año y la alimentación que reciben. El examen del aparato reproductor del macho requiere el conocimiento de las características reproductivas normales y de las causas de alteraciones más frecuentes. En México los sementales no son evaluados por desconocimiento de la técnica y porque no se le da la importancia debida.

La evaluación de la aptitud reproductiva del semental debe incluir los siguientes aspectos: Examen clínico general, evaluación del semen y evaluación de la libido, mismos que también deberán ser realizados por un Médico Veterinario. Será necesario que él realice una colección y evaluación del semen, para determinar con esto las características más importantes como son: color, volumen, concentración (número de espermatozoides), movimiento y porcentaje de espermatozoides vivos y muertos.

En muchas ocasiones el productor y el mismo Médico Veterinario se olvida al seleccionar a los sementales es su capacidad de servicio y su vigor sexual, el cual se puede evaluar mediante una prueba de servicio, en la que se expone al macho a una o dos hembras en celo y se mide el tiempo que tarda en darle servicio a las mismas, se evalúa el tiempo de reacción, tiempo de recuperación, número de servicios y de montas (figura 4).

Elección y Preparación
Figura 4. Evaluación de capacidad de servicio del semental

La falta de voluntad a montar a las hembras puede que sea debida a traumas físicos (miembros anteriores o posteriores), problemas de pezuñas largas o con infecciones, lesiones en el pene, etc. Por otra parte, los machos difieren en cuanto a su temperamento y su conducta sexual, lo que, sin duda, afecta a su capacidad de servicio, es por esto que los machos seleccionados deben ser los de mejor comportamiento ante esta prueba, una vez que hayan acreditado las pruebas anteriores.

Existen factores o causas que alteran y afectan la fertilidad del macho, llegando a provocar infertilidad o esterilidad. Entre las causas están: trastornos genéticos, enfermedades sistémicas o genitales y factores estresantes. Los trastornos genéticos más comunes incluyen:

Criptorquidismo
Uno o ambos testículos permanecen sin descender de la cavidad abdominal al escroto (figura 5).

Elección y Preparación
Figura 5. Macho criptorquideo Figura 6. Macho criptorquideo unilateral,
debe desecharse del rebaño Figura 7. Macho con hipoplasia testicular, debe desecharse del rebaño

Se trata de un defecto hereditario transmitido por el macho y es recesivo. El animal será estéril debido a supresión térmica de la espermatogénesis, si es criptorquideo unilateral, el testículo escrotal produce espermatozoides normalmente, es decir el carnero podrá ser fértil pero presentan concentraciones espermáticas reducidas y puede transmitirlo a su descendencia (figura 6). El testículo que no descendió tiene menor capacidad de secretar testosterona que el que descendió en forma normal.

Elección y Preparación
Figura 8. Hembras en buena condición corporal

Hipoplasia testicular
Es un defecto congénito en el que no existe el potencial de desarrollo del epitelio espermatogénico (figura 7). Caracterizada por un bajo número de células germinativas en los túbulos seminíferos. No se sospecha sino hasta la pubertad o después, debido a baja fertilidad o esterilidad. Puede ser unilateral o bilateral. En las formas menos graves no son afectados el semen, la libido y capacidad de monta, pero el recuento espermático suele ser reducido y con alto porcentaje de espermatozoides anormales.

Elección y Preparación
Figura 9. Hembra con problema en la ubre, debe desecharse del rebaño

Ausencia de líbido
Puede ser hereditaria u originarse de trastornos psicógenos, desequilibrio endocrino o factores ambientales. Aunque las características seminales sean satisfactorias, la fertilidad puede estar adversamente afectada por la libido. Factores estacionales como la duración del día y temperatura, influyen en el desempeño sexual de carneros de diferentes razas en una amplia variedad de condiciones experimentales controladas y naturales.

Patologías de testículos y glándulas accesorias
Interfieren en la fertilidad al afectar la espermatogénesis o la maduración de los espermatozoides, causar anormalidades del semen o impedir el paso de los espermatozoides de los testículos a la uretra. Podemos contemplar a la orquitis, tumor testicular, epididimitis, granuloma espermático, alteraciones de la vesícula seminal, y ampulitis de los ductos deferentes, entre las más comunes.

Los factores estresantes pueden incluir sobrepoblación, nuevos agrupamientos sociales, ambientes inadecuados, temperaturas extremas, las prácticas de manejo empleadas que pueden provocar daños físicos o trauma. La fertilidad de los carneros también es afectada durante periodos de alta temperatura. Las temperaturas corporales elevadas durante periodos de alta temperatura ambiental o fiebre por enfermedad, causan degeneración testicular y reducen el porcentaje de espermatozoides normales y fecundos en el eyaculado.

Es posible que los carneros conserven un nivel de fertilidad satisfactorio todo el año, pero en muchos casos dicha fertilidad se reduce cuando los apareamientos se realizan durante los meses calurosos. La incapacidad de concebir en ovejas apareadas con carneros estresados por calor se relaciona más con ausencia de fecundación que con mortalidad embrionaria.

Cuando el contenido escrotal de los carneros se calienta a unos 40° C por un tiempo de 1.5-2 horas, ocurre un incremento agudo en la proporción de espermatozoides con anormalidades morfológicas en el eyaculado alrededor de 14 a 16 días más tarde. Los espermatozoides en desarrollo en los testículos en el momento del calentamiento experimentan daños (como muerte, ausencia de cola o ambos), mientras que los espermatozoides epididimarios no son afectados.

Es innecesario insistir en que debe darse gran importancia a la selección de los machos. Excepto en algunos casos, es una práctica recomendable la selección de animales de raza pura. Por una parte, sería un error aconsejar a los productores que obtengan, simplemente, el semental más caro que puedan encontrar, y por otra parte, es muy recomendable comprar los mejores sementales que se pueda adquirir.

Existen algunas prácticas aprobadas que los buenos productores deberán seguir con respecto a la selección de los sementales:

1.- Obtener sementales de acuerdo a la calidad de las hembras.
Siempre se deben recordar los problemas que se hayan observado en el rebaño de hembras, a fin de que, al comprar los sementales, éstos sean capaces de corregir dichas fallas. Por ejemplo, hembras pequeñas de hueso fino, deben ser cruzadas con sementales de buen tamaño y vigorosos, de manera que las crías tengan un buen esqueleto para crecer y adquirir un buen acabado para el mercado. Si se posee hembras de baja calidad, no se necesitará un macho extraordinario como si se tratara de hembras de calidad superior.

2.- Comparar sementales.
Si se tiene la oportunidad de comparar varios sementales en los lugares donde se adquieran estos, hacerlo y seleccionar entre ellos al que destaque en sus características.

3.- Recurrir al consejo de otros.
Médicos Veterinarios y productores experimentados pueden ayudar a adquirir sementales de buena calidad.

4.- Adquirir machos jóvenes.
Los machos de 1 año, son preferibles ya que son más vigorosos y pueden ser utilizados por más tiempo.

5.- Adquirir machos saludables y bien conformados.
Los sementales deben estar libres de parásitos internos y externos y deben estar libres de enfermedades, ser vigorosos y estar garantizados por el criador.

El manejo de los sementales es muy importante para asegurar una buena eficiencia reproductiva, en montas naturales la relación de macho:hembra es determinante y dependerá de la estación reproductiva y del sistema de producción (extensivo o intensivo), dentro de la época reproductiva se mantiene una relación de 1macho:25 hembras en un sistema extensivo y 1:50 en un sistema intensivo.

El caso de las hembras es muy semejante al de los machos, es necesario seleccionar y prepararlas para evitar afectar la fertilidad y la prolificidad del rebaño, así como el peso al nacimiento, capacidad de sobrevivencia de los corderos y el peso al destete.

Dicha selección y preparación de las hembras, al igual que el caso de los machos, deberá ser hacerse por el Médico Veterinario de 4 a 6 semanas antes del empadre e incluye los siguientes aspectos:

a) Condición corporal o estado de carnes; de preferencia deben estar en 3 a 3.5 (figura 8). Para realizar esta evaluación habrá tocar la región lumbar, la grupa y el maslo de la cola, para determinar a través de la cantidad de músculo y grasa que tengan, y determinar si los animales están flacos (1-2), en buena condición (3-4) o gordos (5). En el caso de que las borregas se encuentren en una condición corporal menor a la requerida, es necesario proporcionarles una alimentación que la mejore y con esto aumentar la cantidad de hembras gestantes y la posibilidad de obtener más crías nacidas y de mejor peso.

b) Estado de salud del animal; las hembras deben ser sanas, no presentar ninguna afección digestiva, respiratoria o de locomoción. Deben ser observadas en movimiento y en estática, carecer de parásitos externos e internos, confirmado esto con exámenes coproparasitoscópicos, que en caso de ser positivos se tomará la decisión de aplicar el desparasitante más efectivo. Habrá que poner mucha atención en revisar la glándula mamaria y si se observa cualquier alteración, por pequeña que se considere en ese momento, deberá ser desechada esa hembra, ya que se puede tratar tejido fibroso o abscesos lo que posteriormente puede significar la pérdida de la lactancia y como consecuencia la muerte del cordero por falta de leche (figura 9). En caso de ser necesario, las pezuñas deben ser recortadas.

c) La edad mínima para las corderas de nuevo ingreso es de 6 meses, con el requisito de haber alcanzado por lo menos el 60% del peso adulto (figura 10). Es importante considerar que las hembras jóvenes despiertan menos interés en los machos debido a su poca experiencia y a que se encuentran en una escala social menor que las hembras de un parto en adelante, esto ocasiona que la fertilidad en ellas sea menor, por lo que durante el periodo del empadre es recomendable no mezclarlas con las hembras adultas y asignarles un macho con experiencia para que tengan más probabilidad de quedar gestantes.

Elección y Preparación
Figura 10. Cordera de 6 meses en con 60% de peso adulto

La edad máxima a la que una hembra debe entrar al empadre dependerá de su condición corporal, condición de los dientes (figura 11), estado de salud, aplomos (figura 12), integridad de la glándula mamaria y la continuidad de su producción, información que deberá ser tomada de los registros del rebaño, tomando como condición de permanencia que:
“Mientras dé buenos corderos y no malos problemas, continúa en el rebaño”.

Elección y Preparación
Fig. 11. Borrega sin dientes, debe ser desechada del rebaño

Elección y Preparación
Fig. 12. Hembra con malos aplomos, debe ser desechada del rebaño

El manejo reproductivo del rebaño, es la forma o los métodos empleados para controlar o modificar la reproducción. El objetivo es obtener la mayor eficiencia reproductiva, es decir, mayor número de hembras gestantes y un mayor número de corderos paridos, y no sólo esto, que se pierdan el menor número de corderos durante la lactancia. Con el fin de lograr, lo anterior existen diferentes formas de dejar gestantes a las ovejas, así lo podemos decir de la siguiente manera:

Empadre continuo
Este es el tipo de manejo reproductivo que normalmente utilizan los productores a nivel extensivo. Consiste en el mantenimiento del semental durante todo el año con las hembras, aún fuera de la época reproductiva. Generalmente no se realiza una selección del semental el cual llega a tener cierto grado de consanguinidad con la mayoría del rebaño. Se tienen corderos en diferentes etapas durante todo el año. Aunque depende de la zona en la que se encuentre, la mayoría de las veces se trabaja con animales criollos o bien animales cruzas. No se llevan registros de ninguna especie, lo que trae como consecuencia que no se conozca la edad, la consanguinidad o la productividad de los animales.

Ventajas
El número de sementales es reducido.
Se tienen corderos durante todo el año*
No es necesario tener instalaciones específicas para la realización del empadre.
* Puede considerarse también una desventaja.

Desventajas.
No se lleva control de las montas, por lo que se tiene alto índice de consanguinidad.
Lo que para algunos productores es una ventaja se puede considerar como una desventaja, ya que el hecho de tener corderos durante todo el año impide que se puedan realizar actividades específicas para los mismos como son destetes por lotes o bien llevar un control de la ganancia de peso de los corderos, para que con base en estos datos se lleve a cabo una selección de los reemplazos.
No se llevan programas de Medicina Preventiva.
Altos índices de mortalidad por abandono de crías o por inanición.

Sugerencias
El empadre continuo puede realizarse en forma correcta siempre y cuando se tomen en cuenta los puntos mencionados en la sección de recomendaciones para los aspectos reproductivos, además de llevar a cabo un adecuado programa de medicina preventiva y de nutrición. Se deben llevar registros de los más sencillos, en donde se tome en cuenta por lo menos la fecha del parto de la hembra y el sexo y peso de la cría, la que deberá ser identificada para llevar posteriormente su registro y de esta forma evitar la consanguinidad. Otra forma de evitarla, es el reemplazo de los sementales por lo menos cada 2 años.

Empadre por tiempo definido
Este es otro tipo de empadre utilizado por los productores. Consiste en mantener a los sementales separados de las hembras durante la época no reproductiva, para juntarlos en la época de reproducción únicamente. Se tiene mejor control de las montas y los animales llegan con mejor peso y a mejor edad a la monta. Generalmente tiene una duración que va desde los 2 hasta los 3 meses. Durante esta época el macho convive con todo el rebaño durante el día y la noche. Se realiza una selección del semental que estará con las hembras, tratando de que éste sea el mejor, por lo menos fenotípicamente.

Se obtienen corderos en épocas definidas, con lo que es más fácil controlar a los corderos y poner más atención en ellos.

Ventajas
La consanguinidad es reducida.
La mortalidad perinatal es menor que en los anteriores.
Existe cierta selección de los sementales y de las hembras.
Hay menor desgaste del semental, por trabajar en épocas definidas.
Hay un mejor control de las montas.

Desventajas
Es necesario tener instalaciones para mantener a los sementales durante la época no reproductiva.
Mientras los sementales están en estabulación deben ser alimentados.
El número de sementales debe ser del 4%

Sugerencias
A pesar de que este es uno de los métodos menos utilizados por los productores, es uno de los más recomendables para lograr buenos niveles en la producción ovina. Aun cuando el número de sementales debe ser mayor que en el sistema mencionado, tiene la ventaja de que por lo mismo se reduce la consanguinidad. En este método también es recomendable el uso de los registros para llevar un mejor control del rebaño. También es necesario tomar en cuenta las recomendaciones mencionadas para la elección de los animales. Llevar un programa de medicina preventiva y de manejo es muy importante, porque no pueden ser separados. Con esto se logrará una disminución en los índices de mortalidad perinatal y de pérdidas embrionarias.

Empadre con monta controlada
Este es el tipo de empadre que se podría mencionar raro dentro de las explotaciones extensivas, pero muy común en las intensivas, es una variante del empadre por tiempo definido, sólo que el semental no permanece con las hembras. Consiste en realizar detección de calores con un macho seleccionado para este fin, cubierto con un mandil para que no penetre a las hembras, que únicamente indique cuáles son las que están en celo. Una vez detectados los calores se determina al semental que dará las montas a las hembras que fueron detectadas por el macho celador. De preferencia se da monta en la tarde a las hembras que se detectaron en la mañana y a las hembras detectadas en la tarde se les da el servicio al día siguiente en la mañana, esto con la finalidad de garantizar más la fertilidad de las hembras. Se llevan registros de las montas, de los partos de las hembras y pesos al nacimiento. Se tienen programas de medicina preventiva y las nacencias en épocas determinadas.

Ventajas
La consanguinidad está reducida al mínimo
La mortalidad perinatal es muy baja
Hay una selección de los sementales y de las hembras
El manejo se reduce a determinadas épocas del año.
El desgaste de los sementales es poco por trabajar en épocas definidas
Hay un mejor control de las montas.
Existen programas de Medicina preventiva.

Desventajas
Es necesario tener algún tipo de instalaciones a las cuales regrese el rebaño, para hacer la detección de los calores.
Es necesario tener machos exclusivos para detección de los calores.
El número de los sementales se ve aumentado por el punto anterior.
La alimentación de los sementales durante la época no reproductiva, los cuales no salen a pastorear con el resto del rebaño.

Sugerencias
Cuando es posible contar con la infraestructura necesaria, este es uno de los métodos más recomendables para lograr altos índices reproductivos. Al llevar un control de las montas y de los partos es posible reducir la mortalidad perinatal y las pérdidas embrionarias. Con registros sencillos que se lleven, es posible reducir en forma considerable la consanguinidad, además de que se realiza una selección de los sementales. Con la detección de los calores, el macho utilizado para la monta se desgasta menos y puede rendir mejor. La detección de los calores y las montas se pueden realizar antes de que el rebaño salga a pastorear y al regreso el pastoreo en caso de que los animales estén bajo este régimen alimenticio.
Utilizando este método de empadre es factible aumentar y mejorar la cosecha de los corderos.

Por último, algunas recomendaciones de orden general previas o durante el empadre serían:
Proporcionar sombra en el sitio del empadre, en el macho esta precaución se debe tomar por lo menos un mes antes, debido a que las altas temperaturas se pueden traducir desde una baja en la calidad espermática, baja tasa de concepción en la hembra y por ende disminución de la fertilidad del rebaño.
Dependiendo del sistema de apareamiento, utilización de petos marcadores.
Revisión de la actividad de la monta
Control de los machos dominantes
Prestar mayor atención a los animales jóvenes o bien a los de pobre condición
Cuidar la nutrición antes, durante y después de la época reproductiva.
Realizar y llevar a cabo programas de medicina preventiva.
Llevar registros de empadre.

Fecha de montaIdentificación hembraRazaIdentificación machoObservaciones

Para concluir se puede mencionar que el manejo reproductivo dependerá del tipo de explotación, y del sistema de producción, ya sea producción de lana, carne o ambos. Un buen manejo reproductivo se debe traducir en una cosecha alta de corderos y producción de carne; para lograr esto es fundamental reducir la mortalidad y aumentar el número de corderos al año ya sea por prolificidad o por aumento en la frecuencia de la parición, por lo cual una vez que hemos llevado a cabo un correcto empadre, deberemos tener un adecuado cuidado de las ovejas y de los corderos durante la época de partos. Bibliografía
Galina C, Valencia J. Reproducción de los animales domésticos. 3ª ed. Limusa México. 2008

Hafez E, Hafez B. Reproducción e inseminación artificial en animales. 7ª ed. McGraw- Hill Interamericana Editores S.A.de C.V. México 2002.

Gordon I. Tecnología de la Reproducción de los animales de granja. 1ª ed. Acribia, Zaragoza, España. 2002

Aisen. Reproducción ovina y caprina. 1ª ed. Ed. Intermédica. 2004

Ungerfeld R. Reproducción en animales domésticos. 1ª ed. Ed. Melibea. 2003

Elección y preparación del hato reproductor y época de empadre Reviewed by on . Para mejorar características de producción Elección y preparación del hato reproductor y época de empadre MVZ Rosa Berta Angulo Mejorada Centro de Enseñanza, In Para mejorar características de producción Elección y preparación del hato reproductor y época de empadre MVZ Rosa Berta Angulo Mejorada Centro de Enseñanza, In Rating: 0

Deja tu comentario

scroll to top