jueves , 21 marzo 2019

Home » Zootecnia » Manejo » Patología y manejo del cordero recién nacido

Patología y manejo del cordero recién nacido

Categoría: Manejo, Medicina, Medicina preventiva, Número 30, Zootecnia Deja un comentario A+ / A-

Manejo

Alternativas que evitan la muerte en los primeros días

Patología y manejo del cordero recién nacido

Los animales recién nacidos deben tomar el calostro en las primeras horas de vida para que la inmunidad pasiva se desarrolle y prevenir una posible hipotermia

*Teófilo Sáez Gutiérrez

Resumen

Uno de los principales problemas en la producción ovina es la mortalidad de corderos en los primeros días de vida que puede llegar al 20%. El 70 90% de las muertes tienen lugar en el momento del parto, debido a distocias, o justo después del parto y que en definitiva son originadas por una inadecuada ingestión de calostro.

Los animales recién nacidos deben tomar el calostro en las primeras horas de vida para que la inmunidad pasiva se desarrolle y prevenir una posible hipotermia. En las primeras 18 horas de vida el animal debe ingerir unos 180 ml de calostro/kg de peso vivo aunque en condiciones atmosféricas adversas la cantidad a ingerir ha de ser de 210 ml/kg de peso vivo.

Patología y manejo del cordero recién nacido

Cuanto mayor es el tamaño de la camada mayor es la mortalidad en los primeros días de vida. El mayor índice de supervivencia se obtiene en ovejas de 3 a 5 años en las que además la producción de calostro es máxima siempre que mantengan una condición corporal aceptable de 2,5 a 3.

En el calostro, cuando la concentración de proteínas totales es mayor de 9 g/dl y el peso específico mayor de 1.050 se considera un calostro de calidad. Como alternativas al calostro fresco, el calostro congelado es el mejor sustituto ya que la concentración de inmunoglobulinas prácticamente permanece inalterable.

Introducción

Uno de los principales problemas en la producción ovina es la mortalidad de los corderos en los primeros días de vida. En algunos casos, la mortalidad puede llegar al 20% acaeciendo el 70 80% de las muertes en corderos recién nacidos. De éstas, solo del 10 al 30% se pueden atribuir de forma específica a causas infecciosas, mientras que, el otro 70 90% de las muertes son debidas a problemas que tienen lugar en el momento del parto, debido a distocias, o justo después del parto y que en definitiva son originadas por una inadecuada ingestión de calostro, bien por debilidad del propio cordero o bien porque las madres presentan un comportamiento maternal inadecuado o porque, como consecuencia de un manejo incorrecto, la producción de calostro es escasa o nula.

El cordero comienza su maduración 2 semanas antes del parto y no la completa hasta unas semanas después de nacer. Durante este período debemos cuidar la alimentación de las madres para que lleguen al parto en una condición corporal adecuada y produzcan suficiente calostro y leche para poder alimentar al cordero.

El cordero recién nacido, dada su incompetencia inmunológica, depende de la ingestión de calostro para adquirir la inmunidad pasiva y prevenir una posible hipotermia. Los corderos cuando nacen se encuentran cubiertos de membranas fetales y líquido amniótico. En condiciones normales, la madre limpia al cordero mediante el lamido y favorece que se seque cuanto antes, al mismo tiempo, le proporciona calor y le previene de una posible hipotermia, estimulando a su vez la respiración de éste. El olor del líquido amniótico es específico de cada animal y de esta forma la madre reconocerá a su cordero mientras dure la lactancia.

La transferencia de la inmunidad pasiva tiene lugar exclusivamente a través del calostro ya que la placenta de las ovejas no permite el paso de anticuerpos. En los corderos la toma de calostro debe tener lugar en las primeras horas de vida ya que entre las 24 y 48 horas después del nacimiento la mucosa intestinal del recién nacido deja de ser permeable al paso de anticuerpos.

En los partos múltiples de dos o más corderos, la madre suele prestar más atención al primero en nacer y en ocasiones abandonan a los otro corderos impidiendo que estos animales tomen calostro; este hecho suele ser más frecuente en ovejas primíparas.

¿Cuáles son las funciones del calostro?

Por su valor energético ayuda a producir calor y previene la hipotermia del animal.
Ejerce un efecto laxante que ayuda al cordero a eliminar el meconio.
Por su contenido de inmunoglobulinas protege al cordero durante los primeros días de vida frente a las infecciones.

Alimentando con calostro congelado.
Alimentando con calostro congelado.
Foto: Alicia Almanza

Factores que influyen sobre la calidad y cantidad de calostro ingerido

Existen una serie de factores que influyen sobre la calidad y cantidad del calostro ingerido por el cordero y por tanto sobre la supervivencia de éstos:

La edad de la madre: la calidad y cantidad de calostro producido suele ser inferior en las hembras primíparas. No obstante, en ovejas muy viejas la cantidad de calostro a veces resulta insuficiente. La calidad y cantidad de calostro son óptimas en ovejas entre 3 y 5 años.

El peso al nacimiento de los corderos y tamaño de la camada: en general cuanto mayor es el tamaño de la camada el peso de los corderos suele ser menor al mismo tiempo que aumenta la mortalidad en los primeros días de vida. En partos simples la supervivencia es del 92%, mientras que en partos múltiples baja hasta el 78%. Los corderos con mayor peso al nacimiento ingieren más cantidad de calostro, mientras que los más débiles, sobre todo en los partos múltiples, la cantidad ingerida es mucho menor.

El estado de nutrición de las madres: en ovejas con condición corporal baja la producción calostral puede ser la mitad que en condiciones normales e incluso nula. Al suplementar en el último tercio de la gestación mejoramos el peso al nacimiento de los corderos, se alcanza una mayor producción de calostro y se obtiene un mayor porcentaje de supervivencia.

Temperatura ambiente: se considera que en las primeras 18 horas de vida el cordero debe ingerir 180 ml de calostro/kg peso vivo, pero en condiciones atmosféricas adversas (bajas temperaturas acompaña das de viento y/o lluvia) la cantidad a ingerir ha de ser 210 ml/kg p.v.

Raza: en las razas de aptitud lechera el desarrollo de la ubre es mayor y por lo tanto también lo es la producción de calostro. En las razas de aptitud cárnica, en las que la producción de calostro es menor, la concentración de inmunoglobulinas en el mismo es mayor compensando así la menor producción.

Comportamiento maternal de la oveja: el hecho de que los corderos sean abandonados por sus madres ocurre sobre todo en ovejas primí paras y en los partos gemelares en los que la oveja suele prestar mayor atención al cordero que nace en pri mer lugar. En los partos prolonga dos la oveja está cansada y presta menor atención al cordero; al mismo tiempo éstos suelen estar más débiles por lo que el encalostra miento es peor.

Para comprobar si un cordero ha tomado calostro basta con medir por refractometría la concentración de proteínas totales en suero que debe ser superior a 4,3 g/dl. No obstante, aunque la concentración de proteínas totales en suero nos indica si el animal ha ingerido calostro, el nivel mínimo por el que podemos asegurar que la inmunidad pasiva ha tenido lugar se sitúa en 5,5 g/dl, siempre que tomemos la muestra de suero entre las 24 y 48 horas después del nacimiento.

Por otra parte, un calostro se considera que es de buena calidad cuando la concentración de proteínas totales es mayor de 9 g/dl, el peso específico mayor de 1.050 y la concentración de inmunoglobulinas superior a 50 mg/ml.

Los problemas derivados de la falta de ingestión de calostro son el síndrome de boca mojada y la muerte por hipotermia.

El síndrome de boca mojada aparece en corderos entre las 12 y 72 horas de vida. En el inicio, los animales muestran depresión e inapetencia. Unas horas más tarde los corderos muestran una intensa salivación que humedece el contorno de la boca y que ocasionalmente llega a gotear de forma continua desde los labios. Normalmente los corderos aparecen con el abdomen distendido debido al timpanismo y ocasionalmente pueden desarrollar diarrea. La mayoría mueren a las pocas horas de haber desarrollado los síntomas. En cuanto al tratamiento se puede intentar la recuperación del animal con fluidoterapia oral y parenteral, antibióticos de amplio espectro, enemas y corticoides para prevenir la aparición del shock.

La muerte por hipotermia es debida a la falta de producción de calor como consecuencia de la
hipoxia que sufren los corderos durante el parto junto con la inmadurez y el ayuno. Va asociada a corderos con bajo peso al nacimiento, con escasas reservas corporales, con una falta total o inadecuada ingestión de calostro. Estos hechos suelen ir ligados a gestaciones múltiples, baja condición corporal de las madres, corderos que son abandonados por sus madres. En cuando al tratamiento, debemos alojar a los animales en un local con una temperatura ambiente de 40oC y administrarles una inyección intraperitoneal de glucosa al 20% a razón de 10 ml/kg peso vivo.

Alimentación artificial con chupones en un centro de investigación en Canada.
Alimentación artificial con chupones en un centro de investigación en Canada.
Foto: Gerardo Lazo

Alternativas al calostro fresco

Cuando tengamos necesidad de encalostrar a un cordero y no dispongamos de calostro fresco en la explotación, se puede utilizar uno de los siguientes métodos:

Calostro de oveja congelado. En ovejas con exceso de producción de calostro, el calostro sobrante se puede congelar en bolsas o recipientes de plástico de 200 ml siendo el mejor sustituto del calostro fresco. Una vez descongelado no se debe volver a congelar. En el calostro descongelado hay pérdida de los componentes celulares pero prácticamente se mantiene inalterable la concentración de inmunoglobulinas. La descongelación debe hacer se al baño maría pero evitando la ebullición para que no coagulen las proteínas del calostro.

Calostro liofilizado (preparado comercial)

Calostro de vaca. En este caso hemos de tener precaución ya que algunos corderos pueden desarrollar anemia hemolítica 1 ó 2 semanas más tarde. Esta anemia se debe a que los anticuerpos del calostro atacan los antígenos de los glóbulos rojos produciendo generalmente la muerte en estos animales.

En ocasiones, aunque resulta poco práctico, podemos suplir la falta de calostro administrando a los corderos recién nacidos 20 ml de suero procedente de animales adultos vía subcutánea. Para prevenir la constipación debido a la impactación del meconio se recomienda dar una cucharada de aceite por boca y administrarle un enema de glicerina.

*Dpto. Patología Animal. Facultad de Veterinaria.

C/ Miguel Servet 177. 50013 Zaragoza
Publicado en: Alonso Díez AJ, González Montaña JR, Rejas López J. Congreso de la Sociedad Española de Medicina Interna Veterinaria León: Universidad de León, 2002; pp. 63 65. ISBN 84 7719 810 1

Patología y manejo del cordero recién nacido Reviewed by on . ManejoAlternativas que evitan la muerte en los primeros díasPatología y manejo del cordero recién nacido Los animales recién nacidos deben tomar el calostro en ManejoAlternativas que evitan la muerte en los primeros díasPatología y manejo del cordero recién nacido Los animales recién nacidos deben tomar el calostro en Rating: 0

Deja tu comentario

scroll to top