jueves , 21 marzo 2019

Home » Opinión » Editorial » Editorial

Editorial

Categoría: Editorial, Número 84, Opinión Deja un comentario A+ / A-

foto editorial_optLos tiempos de la actividad caprina se ven venir. Indudablemente y luego  de un primer acercamiento con la caprinocultura de la región norte del país, dentro del marco de la XIV Exposición Nacional de Ganado Caprino realizada en Culiacán, Sinaloa dejo ver la excelente calidad genética con la que se cuenta, el entusiasmo de los criadores y productores del sector social y la magnífica organización del evento.

Sin embargo, el desarrollo que ha tenido la caprinocultura nacional en los últimos 10 años, aunque incipiente en comparación con otros sectores,  se debe en gran medida al esfuerzo que los mismos productores han realizado para posicionar su producción en el mercado y superar los obstáculos financieros, organizacionales y operativos, los cuales han venido sorteando en un camino prácticamente áspero.

Una buena señal de que la caprinocultura va a repuntar y convertirse en una actividad ganadera pujante, lo constituye  un grupo de empresas exitosas con más de 14 años en el mercado que procesan más de dos millones de litros de leche al mes y que han logrado posicionar sus productos (leche, quesos y dulces) y  el trabajo de las  organizaciones de productores como la Asociación Mexicana de Criadores de Ganado Caprino de Registro (AMCGCR) y el Consejo Mexicano de Criadores de Caprinos ( Comecapri) quienes desde tiempo atrás han sido solidarios y comprometidos con los productores y sus productos.

Históricamente el desarrollo de la actividad en México, ha estado sujeta a los vaivenes de las crisis económicas y la escasa o nula atención que las autoridades han puesto en este sector. El último repunte de la actividad se registró en el 2001 cuando el hato nacional alcanzo más de 10 millones de cabras cifra que hoy en día se redujo a ocho millones de cabezas.

Lograr el repunte del sector  caprino, requiere a decir de las mismas autoridades, de renovar la óptica y los programas que impulsa la Coordinación General de Ganadería de la Sagarpa y su relación con los ganaderos. Una buena señal de que las cosas en este sector van para bien, es sin duda  la presencia del Dr. Francisco J. Gurria Treviño  al frente de dicha coordinación, quien siempre ha mostrado compromiso  por el desarrollo de la actividades caprina y ovina del país.

Editorial Reviewed by on . Los tiempos de la actividad caprina se ven venir. Indudablemente y luego  de un primer acercamiento con la caprinocultura de la región norte del país, dentro de Los tiempos de la actividad caprina se ven venir. Indudablemente y luego  de un primer acercamiento con la caprinocultura de la región norte del país, dentro de Rating: 0

Deja tu comentario

scroll to top