viernes , 22 marzo 2019

Home » Opinión » Editorial » Editorial 75

Editorial 75

Categoría: Editorial, Número 75, Opinión Deja un comentario A+ / A-

Editorial 75Al igual que muchas actividades agropecuarias, la ovinocultura nacional se ha visto al cierre de este sexeniot afectada por una serie de medidas unilaterales que decidió aplicar la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo rural, Pesca y Alimentación, SAGARPA, a los ovinocultores.

Por ello, el llamado urgente que hizo el Dr. Juan de Dios Arteaga, dirigente de la Unión Nacional de Ovinocultores (UNO) a las autoridades, de “mandar señales claras” que permitan dar solución al problema de la reducción del inventario ganadero, es digno de tomarse en cuenta y someterse a una reflexión muy profunda.

Durante la IV Asamblea Nacional de la UNO, Arteaga Castelán fue enfático al exponer la afectación que han tenido los productores a partir del 2011 con la aplicación de este nuevo reglamento, que excluye como objeto de apoyo el concepto para la adquisición de hembras ovinas, tanto comerciales como de registro.

Esta situación provocó que ahora las hembras se vendan para el sacrificio en lugar de reproducción a un 50 por ciento de su valor, y en consecuencia los ingresos del productor se reduzcan, al registrarse sobreoferta de carne en el mercado, con la consiguiente caída de precio.

Asimismo se dio una reducción significativa, en la venta de sementales que alcanza un 80 por ciento, de tal suerte que existen alrededor de seis mil animales que no ha sido posible desplazar y que parte de ellos ya se han enviado al rastro.

Aunado a esta situación, durante el período 2008-2011 el inventario ovino nacional de alrededor de 8 millones de cabezas, registró un decremento del 30 por ciento, derivado de eliminación de vientres, los reajustes en los sistemas de producción y el incremento en el precio de los granos, las sequía y heladas.

Con la reducción del inventario ovino, el gobierno federal envía una señal equivocada que desincentiva la inversión privada en la actividad, al ser menos atractiva económicamente, porque no existe el nicho de mercado que representa el programa de apoyo para incremento de inventario y se limita el crecimiento en los pequeños productores que dependen de apoyo gubernamental para aumentar inventarios.

Creemos que en estos momentos de severa crisis económica, lo que el país requiere es que se impulsen las actividades productivas y el desarrollo económico y no que se frenen con medidas erróneas que lo único que propician es el incremento de precios del producto y la reducción del inventario nacional.

Editorial 75 Reviewed by on . Al igual que muchas actividades agropecuarias, la ovinocultura nacional se ha visto al cierre de este sexeniot afectada por una serie de medidas unilaterales qu Al igual que muchas actividades agropecuarias, la ovinocultura nacional se ha visto al cierre de este sexeniot afectada por una serie de medidas unilaterales qu Rating: 0

Deja tu comentario

scroll to top