miércoles , 6 marzo 2019

Home » Número 30 » El Encino, un rancho tecnificado y con GENÉTICA DE CALIDAD

El Encino, un rancho tecnificado y con GENÉTICA DE CALIDAD

Categoría: Número 30, Opinión, Ranchos Deja un comentario A+ / A-

Ranchos

Explotación afiliada a la Asociación Sudafricana del Dorper

El Encino, un rancho tecnificado y con GENÉTICA DE CALIDAD

El Encino cuenta con 500 hectáreas y esta dedicado a la explotación de pie de cría Dorper, se cuenta con personal especializado: un médico veterinario, un nutriólogo, manejadores y vaqueros.

Alicia Almanza Vázquez y Natalia Soto Coloballes

Nuestro día comienza la mañana de un sábado de otoño cuando el sol apenas despierta y la vida en las ganaderías mexicanas ya ha comenzado. Esta vez, la revista del Borrego visita El Encino, rancho productor de ovinos Dorper, localizado en el kilómetro 8 de la carretera Lagos San Luis Potosí, en Lagos de Moreno, Jalisco.

A nuestra llegada, a lo que sería una de las visitas a los principales ranchos ovinos, apreciamos las hermosas praderas y las bien diseñadas instalaciones, mientras que en la oficina del rancho nos esperan Don Luis Muñoz y el doctor Salvador Ponce, quienes al vernos nos reciben con una afectuosa bienvenida y nos cuentan que Luis -hijo se encuentra en Sudáfrica, presenciando los campeonatos mundiales de la raza y visitando algunos ranchos.

El Encino, un rancho tecnificado y con GENÉTICA DE CALIDAD

Iniciamos nuestra charla con el médico Ponce quien nos proporciona la información general del rancho, de la producción actual y de las expectativas de crecimiento. Desde ahí y mientras observamos las dos enormes naves de 180 metros cada una, Don Luis nos cuenta sus orígenes, sus andares por la ovinocultura y nos deja ver su amor por la cría de borregos.

“El Encino es mi vida, cuenta con 500 hectáreas y esta dedicado a la explotación de pie de cría Dorper, contamos con personal especializa do: un médico veterinario, un nu triólogo, manejadores y vaqueros”.

La ganadería no es algo improvisado en la familia Muñoz, ya que por generaciones se ha dedicado a la cría de bovinos Charollais y de porcinos en gran cantidad. Sin embargo, desde hace cinco años, estos productores pecuarios se dieron cuenta del potencial del Dorper, motivo por el cual, se dedicaron a enfocar sus esfuerzos a la producción masiva, de la misma manera cuentan con Black Belly, Pelibuey y Katahdin de alta calidad, donde también han obtenido algunos campeonatos.

“Nuestros Dorper son originarios de Sudáfrica, lugar donde esta raza fue creada, allá por los años de 1930, producto de la cruza del Dorset ingles con el Persa africano; heredó las mejores características de ambas razas.

Son ovinos muy nobles con un poder de adaptación extraordinario al medio ambiente, lo mismo se adaptan al tropical, al templado, frío o con humedad, lo cual ha permitido que su población crezca en nuestro país, a partir de su llegada en 1996.

Con 500 hectáreas, parte de las excelentes instalaciones del rancho.
Con 500 hectáreas, parte de las excelentes instalaciones del rancho.
Foto: Alicia Almanza

“Nosotros empezamos con pocos borregos pero a medida que pasa el tiempo han ido creciendo, actual mente contamos con 2,200 cabezas, desde media sangre, tres cuartos, siete octavos, quince dieciséis y full blood.

Estos borregos saben llevar muy en alto su estirpe, pues son simétricos y proporcionados, de temperamento tranquilo y apariencia vigorosa. Sus ojos son grandes, su cuello medio largo, cárnico amplio y bien implantado a los cuartos delanteros. Hombros firmes, amplios y fornidos, pecho profundo y ancho.

Tienen su barril largo, costillas arqueadas lomo extenso bien formado y lleno, con una espalda recta. Grupa larga y ancha, miembros delanteros y traseros bien plantados, rectos y con cañas fuertes.

Pie de cría full blood.
Pie de cría full blood.
Foto: Alicia Almanza

Nosotros confiamos mucho en esta raza porque son de desarrollo rápido, de calidad excelente, de carne con un rendimiento en canal inigualable, lo cual se ve reflejado en el mercado cuando alcanza un sobreprecio.

Su carne concentra poco con tenido de grasa, lo que da un riquísimo sabor, su piel es de buena calidad por ello tiene un alto valor en el mercado de la tenería.

Este animal tiene una ventaja muy importante: se puede reproducir en una estación reproductiva amplia, es capaz de reproducirse sin problemas, lo cual permite obtener tres partos cada dos año”.

Mientras Don Luis Muñoz nos contó de sus borregos, también nos daba un paseo por las naves que los albergan, seguro de sí, como quien conoce a la perfección sus deberes y su industria:

“El nivel de calidad de los ovinos es la genética y para el buen desarrollo se necesita una dieta balanceada, por eso nosotros nos preocupamos por su alimentación y por lo mismo producimos el pasto que consumen, además de nutrirlos con granos dependiendo si están gestando, lactando o desarrollando.

Corderos full blood en desarrollo.
Corderos full blood en desarrollo.
Foto: Alicia Almanza

Primero es suministrado el alimento balanceado e inmediata mente después el pasto, sobre este punto quiero aclarar que nuestras dietas están formuladas por un nutriologo, como puede ver organizamos y planificamos, somos una empresa seria y de calidad.

Para la producción del pasto se dedican 25 hectáreas de El Encino, esta plantación cuenta con cinco variedades de Ray grass, lo que da a los ovinos un buen nivel de proteína. Producir el pasto es una ventaja ya que tenemos control acerca de lo que se les suministra exactamente, es como comer en casa”.

Hembras full blood nacidas en las instalaciones del rancho.
Hembras full blood nacidas en las instalaciones del rancho.
Foto: Alicia Almanza

Orgulloso de su explotación Don Luis, nos señala a los sementales y los distingue mencionando cuales fueron los grandes campeones nacionales (Dorper y White Dorper), y nos cuenta respecto al temperamento de cada uno.

Hembras de reemplazo.
Hembras de reemplazo.
Foto: Alicia Almanza

Luego, se acerca a los sementales y nos invita a tocarlos, mientras nos dice: “Otro aspecto de vital importancia para mantener nuestros estándares de calidad es la sanidad, por eso guardamos un estricto control, llevamos un programa de vacunación y desparasitación minuciosa con el fin de tener un hato libre de cualquier problema y dar seguridad a los clientes.

Jamás hemos tenido ningún problema, el doctor Salvador Ponce es el encargado de los ovinos en la parte técnica, maneja bastante bien la situación, tiene mucha experiencia y eso nos ayuda.

07, Campeón Nacional Supremo, Nuevo León 2004.
07, Campeón Nacional Supremo, Nuevo León 2004.
Foto: Alicia Almanza

Uno de nuestros principios es sanidad y calidad, jamás tratamos de engañar a nadie, nuestros principios morales no nos lo permiten, en esta raza se da el caso que un siete octavos o un quince dieciséis tiene la estampa de un Dorper puro.

Lo que buscamos es que nuestros clientes estén satisfechos, que sepan que lo que les vendemos y ofrecemos es realmente calidad. Somos una empresa seria, consideramos que nuestros clientes merecen todo el respeto ya sea el que nos compre uno, diez o cien, para nosotros todos son importantes.

Sascuash, Campeón Nacional, Querétaro 2002.
Sascuash, Campeón Nacional, Querétaro 2002.
Foto: Alicia Almanza

Garantizamos animales sanos, en una ocasión un semental no trabajo adecuadamente y se lo repusimos a nuestro cliente. Lo que nosotros ofrecemos es que lo que vendemos realmente tenga garantía tanto de calidad como de seguridad que el animal va a trabajar.

La ganadería no nada más tiene animales y dejarlos por ahí, que hagan o deshagan, es tener control sobre ellos y tener un objetivo, es decir, saber que se hace y para que se hace”.

88L, semental importado de Canadá.
88L, semental importado de Canadá.
Foto: Alicia Almanza

Mientras Don Luis Muñoz nos platica sobre El Encino y recorremos las naves es evidente el control que se tiene, pues entre cada corral se puede ver un pizarrón donde se especifica cuantos ovinos hay, así como su pureza y edad.

“Nosotros hemos traído la genética de Sudáfrica por eso decimos que tenemos lo mejor, y ya aquí en México implantamos el embrión y luego vienen los cuidados en su alimentación, reproducción y manejo sanitario. Además quiero decirles que esto de implantar el embrión es hablar de tecnología”.

69, Campeón Nacional Dorper, Nuevo León 2004.
69, Campeón Nacional Dorper, Nuevo León 2004.
Foto: Alicia Almanza

El Encino es el único rancho en todo México que pertenece a la Asociación Sudafricana de Dorper y el primero en importar embriones de Sudáfrica, donde se encuentra con el mejor ganado de esta raza. Durante nuestro recorrido pudimos apreciar el estricto control y la organización que domina, también Don Luis nos presento a las personas que colaboran con él, de las cuales destaca su apoyo.

Finalmente nuestros anfitriones nos despidieron e invitaron a los lectores de la Revista del Borrego a visitar el rancho y nuestro día terminó con la imagen de los múltiples banderines, moñas y trofeos que visten la oficina del Encino como símbolo de los campeonatos obtenidos con esfuerzo y dedicación de la familia Muñoz Llamas.

El Encino, un rancho tecnificado y con GENÉTICA DE CALIDAD Reviewed by on . RanchosExplotación afiliada a la Asociación Sudafricana del DorperEl Encino, un rancho tecnificado y con GENÉTICA DE CALIDAD El Encino cuenta con 500 hectáreas RanchosExplotación afiliada a la Asociación Sudafricana del DorperEl Encino, un rancho tecnificado y con GENÉTICA DE CALIDAD El Encino cuenta con 500 hectáreas Rating: 0

Deja tu comentario

scroll to top